Otra solución:

también puedes poner el Stropy® más abajo del zapato, en función de la longitud de los cordones.